top of page

“Cinco pesos valen más que tú” de Imagina Teatro, trata un tema global en una historia personal.

Por Gustavo A. Ricart, Cineasta @gabo.ricart

Fotos: Mika Pasco @mikpasco


La quinta entrega del grupo Imagina Teatro, “Cinco pesos valen más que tú” fue presentada con éxito en el emblemático Teatro Guloya, dirigida por Brian D’ Elena, cuenta con una premisa conocida en el mundo de las trabajadoras sexuales dominicanas, ya que trata un tema global y es una historia personal de un amor que todos queremos pero que no todos estamos dispuestos a sufrir.


“Cinco pesos valen más que tú” es un excelente guion en cinco actos escrito por la actriz y dramaturga Ji Arlene, quien nos cuenta la tragicómica historia de amor de Paola, una trabajadora sexual que se ve en la disyuntiva de aceptar la propuesta de matrimonio de Nicolás, uno de sus clientes. La historia, hermosamente construida sobre los pilares de seis personajes arquetipos del comportamiento de personalidades costumbristas, pero en su mayoría liberales, nos adentra en un libreto de diálogos exquisitamente construidos por la naturalidad con la que fluyen, y nos deja como mensaje que el único valor que cotiza a una persona está en su interior y qué tan limpia está su conciencia, no en lo que ejerce. Además, deja bien en claro que el valor de una mujer no está en los hijos que te pueda dar, sino en lo lejos que está dispuesta a llegar contigo siendo honrada.


El director Brian D’Elena colmó la puesta en escena con detalles semióticos mediante el uso de utilería que la codifican como una obra con un elevado grado de madurez y sensibilidad frente a temas como la pérdida de la inocencia y la fragilidad. Además, el uso de específico utillaje en la obra, contribuyó a la creación de una atmósfera simbólica que sumergió al público en la historia. Los objetos, cuidadosamente seleccionados y ubicados en el escenario, transmitieron un mensaje más allá de su función práctica en la trama. Cada elemento tenía un significado propio que enriquecía la experiencia del espectador y lo llevaba a reflexionar sobre los temas que abordaba la obra. Gracias a la habilidad del director para utilizar la semiótica en la puesta en escena, la obra logró transmitir un mensaje profundo y emotivo que resonó con la audiencia.


La escenografía de la obra, diseñada por Robert Rosario Jiménez, no solo fue impresionante en términos estéticos, sino que también transmitió un mensaje poderoso. El uso de muebles envejecidos y desgastados en la casa de una familia de alta sociedad, expuso la decadencia moral y humana que acecha en la sociedad de todos los tiempos (como así lo evidenciaba un reloj sin agujas en el lobby de un hotel en la zona colonial). Los muebles, antiguamente opulentos y lujosos, ahora parecían gastados y polvorientos, lo que reflejaba la hipocresía y doble moral de aquellos que proclaman su devoción religiosa pero que en realidad, no practican los valores que pregonan. La escenografía fue un recordatorio contundente de que la apariencia exterior no siempre refleja la verdad subyacente, y que la corrupción moral puede habitar incluso en los lugares más inesperados.


El talento actoral de Jessi Rodríguez (Nicolás), Ji Arlene (Paola), Kirsys Núñez (tia Luz) y Anne Satin (Doña Igor) fue fundamental para lograr una presentación convincente y emocionalmente impactante. Las interpretaciones de estos actores fueron precisas y cautivadoras, logrando transmitir la complejidad emocional de sus personajes a través de gestos y movimientos cuidadosamente medidos. La actuación de Jessi Rodríguez en el papel de Nicolás fue particularmente destacable, ya que logró transmitir la dolorosa lucha interna de su personaje con una intensidad conmovedora. Por su parte, Kirsys Núñez y Ji Arlene supieron llevar sus personajes a un nivel de simpatía, transmitiendo con habilidad las secuelas que los definían pero apelando a la empatía del público. Anne Satin logró mantener la convincente impresión de ser una madre católica y ultraconservadora. En resumen, las interpretaciones de los actores fueron una parte integral del éxito de la obra, logrando crear un vínculo emocional profundo entre los personajes y la audiencia.


El trabajo de iluminación en la obra no solo cumplió una función narrativa, sino que también contribuyó a crear una experiencia estética impactante. La iluminación, utilizada de manera precisa y sutil, logró acentuar la expresividad de algunos momentos clave de la obra, especialmente aquellos de intensidad dialéctica. La combinación de luces y sombras creó un ambiente expresionista y misterioso (como el que se usaría en un filme de cine negro) que transportó al espectador a un mundo de ideas y planteamientos fuertes. Además, el uso de colores y efectos lumínicos no convencionales permitió al público experimentar una dimensión visual completamente nueva, que añadió profundidad y complejidad a la obra. En conjunto, el uso de la iluminación en la obra logró crear una experiencia sensorial completa que mantuvo al espectador atrapado en la trama y en los personajes de principio a fin.


En una sociedad en la que se valora el éxito y la riqueza por encima de todo, a menudo se pierde de vista el valor real de una persona. "5 pesos valen más que tú" le hace frente a esta idea con la afirmación de que el único valor que cotiza a una persona está en su interior, en la limpieza de su conciencia y en la honestidad de sus acciones. Es decir, lo que realmente importa es la calidad humana de una persona, y no el trabajo que ejerce o el dinero que posee. Este es un recordatorio importante de que el éxito material no es lo único que importa en la vida, y que la verdadera riqueza se encuentra en las relaciones interpersonales, la amistad y la honestidad.


Otro aspecto importante que se destaca en la obra es el papel de la mujer en la sociedad, sobretodo en una sociedad patriarcal como la nuestra, donde a menudo se juzga a las mujeres en función de su capacidad para tener hijos y criarlos adecuadamente. Sin embargo, la obra subraya que el verdadero valor de una mujer no reside en su capacidad para tener hijos, sino en su disposición a acompañar a su pareja en su camino de vida, siendo una persona honesta y leal. Esta idea desafía los estereotipos de género y pone de manifiesto la necesidad de reconocer a las mujeres como individuos autónomos y valiosos en su propia capacidad y no solo como madres y cuidadoras. En resumen, la obra invita a la audiencia a reflexionar sobre la importancia de los valores internos y de la equidad de género en nuestra sociedad.


Es una pieza de teatro que con la exposición correcta se puede convertir en una obra de culto, dominicana y universal, puede trascender generaciones.


FICHA TÉCNICA

Obra estrenada por Imagina Teatro @imaginateatrord

Dramaturgia: Ji Arlene @jisellarlene

Dirección: Brian D’Elena @brian_delena

Actuaciones: Jessi Rodríguez @jessirrodriguez

Ji Arlene Ji Arlene @jisellarlene

Kirsys Núñez @Kirsysnm

Anne Satin @anne.satin

Emer Alvarado Rivera @emerrivera10

Escenografía: Robert Jiménez @rjimenez19r



209 views0 comments

Recent Posts

See All

Commenti


bottom of page