top of page

El arte como faro de transformación

por Gustavo A. Ricart, Cineasta

@gabo.ricart

1 Int. Cafetería – noche


Una noche tormentosa en un café acogedor y concurrido. INÉS y GUSTAVO, se sientan en una mesa cerca de la entrada con expresiones serias en sus rostros. La lluvia golpea fuertemente contra los paraguas que cubren las mesas, creando un ambiente cargado de energía.


Inés: (con voz preocupada) estuve conversando con una vecina (ya sabes, una de esas fanáticas religiosas) que critica ferozmente el arte, describiéndolo como una encantadora y extravagante inutilidad. Ella dice que el arte se presenta como un refugio para los ociosos, aquellos que tienen demasiado tiempo libre en sus manos. Mientras algunos luchan por sobrevivir, los artistas se complacen en explorar su propia subjetividad y crear obras que solo pueden ser apreciadas por unos pocos elegidos. Entonces entendí, ¿cuántas veces hemos visto una obra de arte y hemos exclamado: "¡No entiendo nada!"? Eso es porque el arte se deleita en su propia incomprensibilidad, excluyendo a las masas y creando una élite de supuestos "entendidos". Esto me ha hecho dudar de mi propia carrera y existencia. ¿Qué crees tú?


Gustavo: (suspirando) INES, entiendo tus dudas, pero no podemos permitir que gente así nos haga perder la fe en algo tan importante. El arte es un motor de libertad, educación y progreso. Es un reflejo de nuestra humanidad y una forma de trascender nuestras limitaciones.


Inés: (mirando hacia afuera, pensativa) Pero, Gus, ¿qué sentido tiene el arte en un mundo lleno de desafíos más urgentes? ¿Cómo puede el arte realmente marcar la diferencia? ¿Para qué necesitamos el arte cuando podríamos invertir nuestro tiempo en actividades más prácticas y productivas? En lugar de contemplar una pintura abstracta, podríamos estar trabajando para pagar nuestras facturas o mejorando nuestras habilidades para asegurar un futuro próspero. Después de todo, ¿de qué sirve un lienzo manchado o una escultura incomprensible cuando hay comida que comprar y facturas que pagar?


Gustavo: (con pasión en sus ojos) el arte puede ser un faro de esperanza en tiempos oscuros. A través de su expresión libre, podemos explorar problemas sociales, desafiar las normas establecidas y provocar el cambio. El arte nos permite cuestionar y reflexionar, despertando emociones que nos conectan como seres humanos.


De repente, el café se queda a oscuras. Un apagón eléctrico ha sumido el lugar en la penumbra. La tensión se siente en el aire mientras la lluvia continúa golpeando contra las mesas y sillas vacías.


Inés: (nerviosa) Gustavo, esto es un signo, ¿no lo ves? La oscuridad que nos rodea es un reflejo de mi confusión sobre el valor del arte. ¿Qué significado tiene realmente?


Gustavo: (tomando la mano de Inés con suavidad) Inés, incluso en la oscuridad más profunda, el arte puede ser una luz que guíe nuestro camino. A través del arte, encontramos inspiración, imaginación y nuevas perspectivas. Nos conecta con nuestras raíces culturales y nos enseña sobre nuestra historia. Es un medio de expresión que trasciende el lenguaje y toca las fibras más íntimas de nuestra existencia.


En ese momento, un relámpago ilumina el cielo y, por un instante, la sala se llena de una luz brillante y fugaz. Los clientes del café se miran entre sí, asombrados por el momento de claridad.


Inés: Además, ¿qué pasa con el valor económico del arte? Los artistas pueden gastar solo unas cuantas horas creando una obra para que sea vendida a precios exorbitantes en una galería. ¿Cómo es posible que algo tan subjetivo y arbitrario pueda tener un valor monetario tan desproporcionado?


Inés: (con determinación) tienes razón. No podemos permitir que el desaliento nos consuma.

Gustavo: (sonriendo) estoy emocionado de que hayamos superado esta tormenta juntos. Llueve menos.


Mientras Inés y Gustavo continúan su conversación, un hombre misterioso y de baja estatura se acerca a su mesa. Su rostro está oculto bajo un sombrero mojado y lleva consigo un maletín de cuero desgastado.


Hombre misterioso: (con voz profunda) Perdonen mi intromisión, pero he estado escuchando su apasionado debate sobre el arte. Tengo algo que les puede interesar.


Inés y Gustavo se miran, sorprendidos por la aparición repentina del extraño. La curiosidad brilla en sus ojos.


Gustavo: (con cautela) ¿Quién eres y qué es eso que dices tener?


Hombre misterioso: (sonriendo enigmáticamente) Soy un coleccionista de arte y en mi maletín llevo una obra maestra que cambiará su perspectiva sobre el poder del arte.


Con cuidado, el hombre misterioso abre el maletín y revela una pintura impresionante y vibrante. Colores brillantes saltan del lienzo, transmitiendo una energía palpable.


Inés: (asombrada) ¡Es magnífico! Pero, ¿cómo puede una simple pintura tener un impacto tan profundo?


Hombre misterioso: El arte también se presta para el engaño. Cuántas veces hemos sido testigos de "obras maestras" que no son más que una simple línea o un montón de basura colocada en una galería. Estos engaños artísticos son solo una burla a la inteligencia de aquellos que tratan de encontrar significado en algo que no lo tiene. El arte contemporáneo se ha convertido en un juego de trucos y juegos mentales, donde cualquier cosa puede ser etiquetada como arte y donde la habilidad técnica y la belleza han sido abandonadas en favor de la provocación y la extravagancia. Por eso colecciono obras como estas que nos recuerdan que el arte puede ser un deleite.


El aguacero ha escampado.


Hombre misterioso: (explicando) El arte tiene el poder de conmovernos, de provocar una respuesta visceral. Esta pintura es un testimonio de la belleza que podemos encontrar en lo ordinario, en lo aparentemente inútil. Es una invitación a explorar nuestra propia humanidad y encontrar la trascendencia en las experiencias más simples.


Gustavo: (con admiración) Es asombroso. A través del arte, podemos descubrir nuevas perspectivas, ampliar nuestros horizontes y conectarnos con otros en un nivel más profundo.


El hombre misterioso sonríe y, sin decir una palabra más, cierra el maletín y se aleja lentamente, perdiéndose en la multitud del café.


Inés y Gustavo se quedan allí, maravillados por la experiencia y la lección que han recibido. La oscuridad de la noche ha cedido ante la luz de la pintura y la chispa de inspiración que ha encendido en sus corazones.


Inés: (mirando a Gustavo con emoción) Gus, el arte es realmente un regalo. Nos desafía, nos transporta y nos enseña a ver el mundo de manera diferente. A través del arte, podemos descubrir nuestra propia voz y contribuir al progreso de nuestra sociedad.


Gustavo: (asintiendo) Estoy de acuerdo, Inés. Nuestro debate nos ha llevado por un camino lleno de incertidumbre, pero ahora veo que el arte es una fuerza poderosa que trasciende lo superficial. Nos conecta y nos inspira a ser mejores, a desafiar las barreras y a encontrar la belleza en todos los aspectos de la vida.


Con una nueva determinación, Alic y Pedro se levantan de la mesa y se dirigen hacia la salida. La lluvia ha cesado y el aire está cargado de una frescura renovada.


Mientras caminan juntos hacia el horizonte, Inés y Gustavo saben que su pasión por el arte les guiará en un viaje lleno de descubrimiento, crecimiento y contribución a la sociedad.



45 views1 comment

Recent Posts

See All
bottom of page