top of page

“Lorquianos”, una obra antológica producida por Teatro las Máscaras

Escrito por Gustavo A. Ricart, Cineasta

Fotos: Natali Hurtado


“La poesía y el teatro de Lorca son una exploración constante de la vida y la muerte, el amor y la pasión, la identidad y la sociedad, que lo convierten en uno de los grandes maestros de la literatura universal." - Vázquez Montalbán, M. (1988)



Gracias a la Segunda Temporada de Teatros Banreservas dedicada al destacado dramaturgo dominicano Franklin Domínguez, hemos sido testigos de una obra intimista producida por Teatro las Máscaras, creación colectiva que recopila fragmentos, escenas o actos de distintos textos de Federico García Lorca, con el objetivo de crear una nueva obra que tiene una temática común o una cohesión argumental: el abuso de poder conservador y totalitarista. Esta obra antológica pretende ser una forma de mostrar la variedad y el talento del autor en diferentes momentos de su carrera y puede ser una forma de introducir a los espectadores a la estética de un escritor perteneciente a la corriente literaria conocida como "Generación del 27" en España, que fue un grupo de escritores y poetas que surgieron en torno al año 1927 y que compartían una visión innovadora y modernista de la literatura.


Dentro de esta corriente, García Lorca se destacó por su estilo poético, en el que combinaba elementos populares y tradicionales con técnicas modernistas y surrealistas. También es conocido por su obra teatral, en la que exploró temas como la identidad, la muerte y la pasión con una sensibilidad poética única.


Lorquianos, la pieza de Teatro las Máscaras, cuenta con una dirección impecable y a tiempo de Germana Quintana, donde el todo en conjunto se evidenció sumamente ensayado, puntual y planificado. Además de la excelente la puesta en escena y las actuaciones, debemos resaltar la perfecta sincronía con la música y el trabajo de iluminación con uso diegético, que se aseguraba de plantear correctamente los signos de puntuación de la imagen para separar cada una de las siete secciones que conforman la obra, entre ellas; Mariana Pineda, Doña Rosita la Soltera, La Casa de Bernarda Alba, Bodas de Sangre, El Público y Yerma. Entre la selección se pueden encontrar dos monólogos que llaman la atención por lo intimo de las escenas, donde ambos actores dieron la impresión de realmente llorar en medio de un ataque de nervios.


Ciertamente fueron impresionantes las interpretaciones de Lidia Ariza y Patricio León cuyo trabajo contó con la sutileza de micro-expresiones faciales elocuentes y orgánicas creando un ambiente donde era inevitable la empatía hacia una señora que, bordando era asediada por un machista imperialista o la mujer que se desvivía por su marido con la esperanza de que éste le regalara un hijo propio, o la añoranza de alguien que lee cartas de un amante con nostalgia.


El decorado y escenografía fue modesto y conservador, manteniendo totalmente la coherencia con colores cálidos y construyendo en un escenario pequeño tres sets distintos donde encontramos espacios hogareños en los que predominaba el rojo aterciopelado de una alfombra como telón de fondo, símbolo de pasiones y amores. Espacios que se sentían reconfortantes bajo la siempre apaciguante música que contrastaba con diálogos y monólogos tensos o dolorosos.


El conjunto de textos selectos demuestra que Federico García Lorca presentaba a la mujer en su obra de una manera compleja y multifacética, mostrando su belleza, su fuerza, su sensualidad y también su vulnerabilidad y opresión en la sociedad de la época. Al mismo tiempo, también aborda temas como la soledad y el sufrimiento de la mujer, que a menudo se ven obligadas a cumplir roles tradicionales en la sociedad y enfrentan la discriminación y la violencia de género.


En su teatro, Lorca también presenta personajes femeninos fuertes y complejos, como la protagonista de "La casa de Bernarda Alba", que lucha por su libertad y su derecho a tomar decisiones sobre su vida. También utiliza a menudo elementos simbólicos relacionados con la feminidad, como el pandero de bordar, para evocar la creatividad, entrega y trabajo duro de la mujer.


Gracias al Centro Cultural Banreservas, Lorquianos presenta a la mujer de una manera compleja y realista, reflejando la rica diversidad de la experiencia femenina en la sociedad moderna. ¡Hagamos una visita a Teatro las Máscaras, el mejor teatro de la bolita del mundo!


69 views0 comments
bottom of page