top of page

Introducción a la Apreciación Artística 2da Parte

Por Gustavo A. Ricart, Cineasta


"La contemplación de las obras de arte es el alimento del alma. Las obras de arte nos hacen ver más allá de lo que está delante de nosotros, nos transportan a un mundo diferente, nos hacen sentir emociones más profundas y nos dan una nueva perspectiva sobre la vida". (Wassily Kandinsky, 1910)

La apreciación artística es una habilidad que puede ser desarrollada y refinada a través de la práctica y la educación. Esta habilidad nos permite comprender y disfrutar de una amplia variedad de obras de arte, desde pinturas y esculturas hasta música y literatura. En este artículo, exploraremos algunas técnicas y consejos para mejorar nuestra apreciación artística y enriquecer nuestra experiencia al contemplar una obra de arte.


Una buena manera de empezar a apreciar el arte es aprender sobre la historia y el contexto de una obra. Conocer el movimiento artístico al que pertenece, el contexto histórico en el que fue creada y los antecedentes del artista nos ayuda a entender el significado y la intención detrás de la obra. Por ejemplo, la pintura "La Persistencia de la Memoria" de Salvador Dalí es más fácil de comprender cuando se sabe que fue creada en el contexto del movimiento surrealista, el cual buscaba expresar los sueños y la imaginación en el arte.


Además de conocer la historia y el contexto, es importante prestar atención a los elementos formales de la obra de arte, como el color, la forma, la textura y la composición. Estos elementos trabajan juntos para crear una experiencia visual y emocional en el espectador. En la pintura "Starry Night" de Vincent Van Gogh, por ejemplo, los remolinos de color y las pinceladas audaces crean una sensación de movimiento y energía que refleja la emoción del artista.


Otra técnica importante para apreciar el arte es la reflexión y la contemplación. Tomarse el tiempo para mirar una obra de arte detenidamente, preguntarse qué emociones o ideas nos provoca y qué elementos formales nos llaman la atención… Esto puede ayudarnos a profundizar nuestra comprensión de la obra. Como dijo el artista británico David Hockney: "Tómate tu tiempo: mira las cosas más detenidamente de lo que lo harías normalmente. Se necesitan horas para ver algunas cosas".


También es útil comparar y contrastar diferentes obras de arte. Al comparar obras de diferentes artistas o de diferentes épocas, podemos ver cómo se desarrollan temas o estilos a lo largo del tiempo. Por ejemplo, comparar la pintura "Las Meninas" de Diego Velázquez con "Olympia" de Edouard Manet, nos permite ver cómo los artistas de diferentes épocas han utilizado la figura humana en el arte.


Por otra parte, uno de los enfoques más populares para la apreciación artística es la teoría de los cuatro niveles hermenéuticos de la lectura propuesta por el filósofo alemán Hans-Georg Gadamer. Según Gadamer, existen cuatro niveles diferentes de interpretación que pueden ser aplicados a una obra de arte.


El primer nivel es el nivel literal o descriptivo. Este nivel se enfoca en la descripción objetiva de la obra de arte, sus elementos formales y su contenido explícito. Por ejemplo, si estamos analizando la pintura "La Última Cena" de Leonardo da Vinci, el nivel literal nos lleva a observar los detalles de la composición, la técnica y el uso de la luz y la sombra.


El segundo nivel es el nivel histórico o cultural. En este nivel, consideramos el contexto histórico y cultural en el que se creó la obra de arte y cómo este contexto puede haber influido en la intención del artista y en la interpretación de la obra. Por ejemplo, para comprender la pintura "La Libertad guiando al Pueblo" de Eugène Delacroix, es importante conocer el contexto de la Revolución Francesa y la lucha por la libertad e independencia en Francia.


El tercer nivel es el nivel temático o simbólico. Aquí nos enfocamos en la exploración de los temas subyacentes y simbolismos en la obra de arte. Por ejemplo, la pintura "El Jardín de las Delicias" de Hieronymus Bosch puede ser interpretada como una representación visual de los pecados humanos y la corrupción.


Finalmente, el cuarto nivel es el filosófico o existencial. En este punto consideramos las preguntas universales y las ideas existenciales que pueden surgir a través de la obra de arte. Por ejemplo, la pintura "El Grito" de Edvard Munch puede ser interpretada como una expresión visual del dolor y la angustia existencial.


En resumen, los cuatro niveles hermenéuticos de la lectura pueden ser aplicados a una obra de arte para enriquecer nuestra comprensión y apreciación de la misma. Al explorar la obra en su nivel literal, histórico, temático y filosófico, podemos desarrollar una comprensión más profunda de la obra y su significado.


La apreciación artística es una habilidad que se puede desarrollar y mejorar a través de la práctica y la educación. Conocer la historia y el contexto de una obra de arte, prestar atención a los elementos formales, reflexionar y comparar diferentes obras son algunas técnicas que nos ayudarán a enriquecer nuestra experiencia al contemplar el arte. Como dijo el escritor y crítico de arte John Ruskin: "El mayor elogio que se puede dar a una obra de arte es no hablar de ella". En otras palabras, la apreciación verdadera y profunda del arte no se trata de la opinión personal o la evaluación crítica, sino de la capacidad de experimentar la obra y conectar con ella de una manera significativa.


Bibliografía

Kandinsky, W. (1910). Concerning the spiritual in art. MFA Publications.

Ruskin, J. (2012). The stones of Venice: Introductory chapters and local indices (Vol. 1). Cambridge University Press.

Hockney, D. (2006). Secret knowledge: Rediscovering the lost techniques of the old masters. Viking.

Velázquez, D. (1656). Las Meninas [Pintura]. Museo del Prado, Madrid, España.

Manet, E. (1863). Olympia [Pintura]. Musée d'Orsay, Paris, Francia.

Van Gogh, V. (1889). Starry Night [Pintura]. Museum of Modern Art, Nueva York, Estados Unidos.

Dalí, S. (1931). La persistencia de la memoria [Pintura]. Museum of Modern Art, Nueva York, Estados Unidos.

Gadamer, H. G. (1975). Truth and method (J. Weinsheimer & D. G. Marshall, Trans.). Continuum.

Da Vinci, L. (1495-1498). La Última Cena [Pintura]. Santa Maria delle Grazie, Milán, Italia.

Delacroix, E. (1830). La Libertad guiando al Pueblo [Pintura]. Musée du Louvre, París, Francia.

Bosch, H. (1480-1490). El Jardín de las Delicias [Pintura]. Museo del Prado, Madrid, España.

Munch, E. (1893). El Grito [Pintura]. Museo Nacional de Noruega, Oslo, Noruega.



112 views0 comments

Comments


bottom of page