top of page

“La Rasante” ¿Una película referente de la cultura y la sociedad Dominicana?

Escrito por Robert D. Rosario

Editado por: Natali Hurtado


Considero que, poco a poco, los cineastas dominicanos han ido dejando la comedia de lado y se han arriesgado a realizar producciones “no rentables” o “poco taquilleras” sin miedo a acertar o a equivocarse, desarrollando películas de alto contenido cultural, social y conceptual.


En esta ocasión me referiré directamente al director Hans García, quien tomó estos riesgos con su película La Rasante; una historia ambientada en la época actual que toca varios temas de cotidianidad dominicana, donde vemos realidades que puede vivir una persona común y corriente en nuestro país.

Con algunos aciertos y otros desaciertos el argumento se desarrolla entre la capital y un pueblo del sur de la República Dominicana. Nos cuenta la historia de Raúl, un niño que crece en un hogar donde hacía falta la figura paterna y que para llenar esa carencia ante sus amigos, inventó un padre ideal con diferentes profesiones, de esta forma justificaba su ausencia en el hogar y en festividades importantes. Más tarde, y por circunstancias de la vida, Raúl emprende la búsqueda de su padre. En el trayecto le sucedieron cosas que me hicieron conectar y sensibilizarme con él. Los acontecimientos importantes de la trama están marcados por temas como la avaricia, la lealtad, el perdón, el arrepentimiento, el abuso de poder, el interés, la disfuncionalidad de la familia, la corrupción policiaca, el orgullo y las peleas de gallos.


En cuanto a la dirección de arte, debo decir que, desde mi punto de vista, la producción acertó en un noventa y ocho por ciento, desde las tomas del pueblo, la montaña y la ambientación del bar, hasta el uso de iconografías y elementos que enriquecieron el audiovisual y el contexto en el que sucede.


Hablando un poco del sonido e iluminación, como nada es perfecto, encontré algunos errores en la continuidad de algunas escenas y veces en el sonido. De vez en cuando la voz se perdía haciendo inentendibles algunos diálogos. Escenas como las de las galleras me parecieron un poco largas… Con esto no quiero decir que estuviesen de más, solo entiendo que debieron de ser menos extensas.


La actuación me pareció buena, me gustó. Sin embargo pienso que el director debió utilizar el recurso del lenguaje típico o característico del sur para aportar un sello de dominicanidad.


De manera personal debo resaltar tres de las escenas que me parecieron estéticamente bien trabajadas: la transición de una escena a otra por vía del cenicero y las escenas inicial y final con el mismo diálogo, haciendo referencia a la misma persona, solo intercambiando el rol de padre a abuelo. Algo que me llamó la atención de la escena final fue la ternura en la voz al explicar al niño por qué su abuelo no estaba presente. Esta explicación deja un buen mensaje familiar, ya que la intención es la de no crear en el niño una imagen irresponsable de su abuelo, sino que motiva a verlo con compasión.

En conclusión, creo que La Rasante fue una buena película. Sus personajes nos transmiten un mensaje claro y a pesar de que la trama no me convenció cien por ciento, la película tiene para mí más cosas positivas que negativas y aporta un peldaño más en el crecimiento de la industria cinematográfica dominicana. La historia plasmó mucho de la cultura del dominicano y puedo decir que es un referente de nuestra cultura y sociedad.

145 views0 comments
bottom of page