top of page

Catarsis VS Insensibilidad


Hay palabras que con el tiempo se ponen de moda, las escuchas en cada esquina y suenan tan poéticas que saltas a la ola muchas veces sin preguntarte qué significan realmente.

Sé que el titulo dice que les hablaré sobre la catarsis y la insensibilidad, claro que lo haré, pero antes siento la obligación de educarnos, no puedo lanzarles un poema moral sin base.

La Catarsis es una experiencia purificadora de las emociones humanas. Es ese calvario que no te mató, pero sí te hizo más fuerte. Mientras que por otro lado la insensibilidad hace peso contrario escondida en la neutralidad.

Una nos hace más humanos, la otra nos va arrebatando esa cualidad; y es que mientras menos se siente, menos seres humanos somos.

Sin embargo, todo es necesario pero los extremos no dejan de ser malos. Así como los extremos en la cena de navidad y las celebraciones de fin de año —este es tu recordatorio para que recuerdes que no tienes que comerlo todo y el mundo no se acaba—.


A veces pareciera como si viviéramos en un mundo que poco a poco se parece más a una escena futurista con pisos y paredes de metal flotando en alguna ciudad espacial... suena dramático, pero ¿Qué más se puede parecer a una civilización que pierde la empatía con el pasar de los días?


Ahora, en la actualidad ambas tienen mucho peso, con tantos traumas en oferta es de esperarse. La duda que quiero compartir con ustedes es sencilla: ¿Qué tan cerca están una de la otra? ¿Somos impulsados a la insensibilidad luego de un proceso catártico o es la insensibilidad que un día no soporta un gramo más de neutralidad y nos lanza al proceso?


De algo sí estoy segura y es que ser insensible no siempre es algo con lo que creces, algunos lo aprenden ya de grandes. El corazón se va endureciendo poco a poco con tantas noticias amarillistas que se benefician en destacar y exagerar las calamidades, no que no estén ahí, mas es lo único que les conviene mostrarnos. Pasa con las mentiras, el no saber quien realmente necesita tu ayuda en la calle, quien es un estafador, quien quiere darte burundanga y llevarte a alguna frontera en el mundo, etc... La desconfianza también genera insensibilidad.


Sin embargo, quedan seres humanos. Aún existen quienes se detienen a darte una mano, son más que los que se limitan a grabar cuando pueden colaborar, así como los que no pueden, pero usan el celular para documentar y así ayudar a que las injusticias no queden ocultas. Aún quedan quienes sonríen con el alma.

De dar un veredicto basado en lo que desfila a plena luz es que la catarsis abunda, quizás más de lo que le damos crédito. Vive en cada persona que acepta buscar ayuda. En quienes hoy respiran luego de noches llorando y vaya que somos muchos. Todos tienen la opción de florecer o dejar que el mundo encienda esa neutralidad hacia los sentimientos, pero nadie, absolutamente nadie está escapo a una catarsis pues eso conlleva a que los 7.8 billones de personas alrededor del mundo tuvieran una vida perfecta y ya ni en las películas se ve si no, mira a Tony Stark que no revivió ni con edición, —ya sé que es cruel, la vida lo es—.

Estás aquí para aprender, crecer, convertirte en quien debes y las lecciones no son una opción, forman parte del camino…, es lo que define la ruta.


Al final del cuento eres la catarsis que debiste atravesar de pequeño, disfrazada de un corazón roto, un adiós o las lágrimas a media noche de las que no hablas. Define si te apegas a tu humanidad o decides ser insensible al mundo que te rodea.

No solo se lleva la corona en la actualidad, su reinado ha existido desde el inicio de los tiempos. La catarsis es un viaje purificador, tan necesario como doloroso.


By Leydis Mesa Rondón

7 views0 comments
bottom of page