top of page

"Esperando a Godot", un toque de existencialismo en el cierre del Festival Nacional de Teatro.

Escrito por: Robert D. Rosario Jiménez y Natali Hurtado.

Foto: Fuente Externa

"Siempre encontramos alguna cosa que nos produce la sensación de existir”… No hay mejor forma de iniciar esta crítica a la obra de Beckett que meditando una de sus frases. Y es que el trabajo literario de este novelista y dramaturgo irlandés es tan bueno que mientras escribo esto me siento un atrevido. Sin embargo, iré moviéndome sutil y humildemente en este viaje de argumentos imparciales.


“Esperando a Godot” se presentó en el marco del Festival de Teatro Nacional, el cual estuvo dedicado a la productora y directora de teatro independiente, la venezolana Germana Quintana (pionera del teatro independiente y musical en República Dominicana). En el Centro Cultural Narciso González, con un simple árbol como recurso de escenografía, aparecieron dos hombres (en muy mal estado) que no pararon de hablar mientras esperaban a ese dichoso Godot que nunca llegó. Esta obra considerada una tragicomedia (por la mezcla de realismo y humor impregnada en los diálogos) es una genialidad, entre otras cosas por lo trascendental de su mensaje vinculado al existencialismo.


Más allá de los presuntamente indigentes y los otros dos personajes que aparecen más adelante, el gran protagonista ausente parece ser Godot, quien convoca a los demás y hace que, por su ausencia, empiecen a contar sus tragedias… Así va avanzando la trama, entre risas y momentos melancólicos que se interrumpen con la llegada de un personaje adicional. Esto, lejos de ser un disfrute, nos aumenta la ansiedad al ver que llega todo el mundo menos Godot, haciéndonos pensar que al final de todo Godot podría ser una metáfora del ser supremo (entiéndase: Dios).


Lo interesante de esta obra es la vigencia de su tema principal, que aunque es un texto hecho en la década de los 50 explora realidades actuales como la indigencia, el pesimismo, el sentido de la vida, el hambre y la esperanza.


Refriéndome a la actuación, destaco la profesionalidad y la fluidez de cada uno de los actores. La integración entre ellos, en ambos actos, fue excelente. Aunque Pepe Sierra y Eduardo Polanco me cautivaron con su actuación y la naturalidad de sus expresiones, no puedo dejar sin mérito al resto de los actores: Noel Ventura, Patricio León y Canek Denis, quienes se lucieron como de costumbre.


Pienso que uno de los retos más grandes a la hora de recrear épocas de la historia, es coordinar bien el vestuario y la dirección de arte, ya que de eso depende que el espectador sienta que ha viajado en el tiempo. En esta ocasión la producción lo logró, no solo transmitiendo la esencia de la época sino aportando un toque criollo añadido en la vestimenta del muchacho y en la utilización de jergas dominicanas.


En lo que a mí respecta, esta producción que estuvo a cargo de Patricio León, fue digna del festival y sin duda la recomendaría en caso de ser presentada nuevamente.


Esperando a Godot Ficha Técnica

Autor: Samuel Beckett

Director: Manuel Chapuseaux @mchapuseaux

Artistas en escena:

Patricio León (Didí) @patricioleonc

Pepe Sierra (Gogó) @pepesierraactor

Canek Denis (Pozzo) @canekdenis

Noel Ventura (Lucky) @noelventura11

Eduardo Polanco (El muchacho) @eduardo_polanco_p

61 views0 comments
bottom of page