top of page

Lo Mejor de Ser Dominicanos


Ahora mismo vivimos tiempos retadores, donde la realidad de todos se ha visto afectada por los cambios que a nivel general hemos tenido que realizar para mitigar los efectos de la pandemia. Las distancias físicas, el temor a infectarnos, los límites para las demostraciones de afecto, así como a la libertad de tránsito sin duda han tenido un impacto en nuestras vidas. Por esto, ahora más que nunca nos toca enfocarnos en todo lo que tenemos que agradecer y que quizá dábamos por sentado. ¿Una de ellas? Ser de donde somos.


A pesar de todo lo difícil que estamos viviendo, los dominicanos hemos sabido ser creativos, optimistas y mantener ese espíritu “fajador”, demostrando una vez más que tenemos talento, que somos capaces de crear oportunidades donde otros no las ven. Esas ganas de “tirar pa´lante” son como un chip que viene instalado en todo el producto criollo.

Y cómo no destacar ese humor que nos caracteriza, así como esa valiosa virtud de saber reírnos y hacer reír aun en momentos desafiantes como los actuales. El contenido de las redes no nos deja mentir; por cada noticia negativa que vemos al día, vamos a encontrar el doble del contenido que las contrarrestan.


Lo mejor de ser de aquí es saber que en cualquier parte del mundo donde dos o más dominicanos se encuentren, aun sin conocerse, se tratarán como familia; es como si el ser de aquí nos hiciera tener un mismo apellido, nuestra identidad trasciende a las diferencias y nos hace ser solidarios e identificarnos con la causa del otro.


El que es dominicano, por más escéptico que sea, tiene fe: es algo que alimenta nuestras costumbres, nuestras tradiciones. No hay una sola familia que no cuente con al menos una abuelita que se encargue de mantener viva la fe, esa que, en momentos de desesperanza, como los que vivimos en el presente, nos ayuda a mantener la confianza en que las cosas van a mejorar.


Y cómo dejo yo de mencionar esa comidita que tiene tanto sazón como la gente que la cocina; una cocina donde no falta el arroz y sobra el gusto, a todo lo que preparamos le ponemos nuestro toque.

Mal pudiera yo seguir avanzando con esta lista de todo lo que hace jevi ser de aquí, si no menciono la música, tan variada en letras como en ritmo; aquí hay de donde escoger para todos los gustos.


Señores, es que ser de aquí es tan apero, que no tenemos que salir de nuestra islita para vacacionar; con par de horas de carretera uno se encuentra un riquísimo ecosistema conformado por playas, montañas, ríos y desiertos; plantas y aves tan singulares y hermosas, que no tenemos que ver Discovery para ver lo exótico.

Y es que al final, lo mejor de ser dominicano, es saber que somos únicos e irrepetibles, que no hay adversidad que juntos no estemos dispuestos a superar, tal y como lo hemos demostrado en el pasado: cuando nos proponemos una cosa, la conseguimos, así sea a cacerolazos limpios, pero la

hacemos nuestra.

3 views0 comments
bottom of page