top of page

Cultivando el pensamiento positivo


Lo sé, tal ves esto del pensamiento positivo te suene a cliché, pero también es una realidad que siempre es bueno recordar.

No te vengo a hablar de la pandemia y de cómo tienes que afrontar esta situación, porque sé que de seguro estás saturado de tanta información y que lo único que falta para colmarte del tema es que te contagies. Vengo a hablarte de una filosofía de vida, una toma de decisión, una nueva forma de ver la vida y de vivirla.


Siempre escuchamos la conocida frase “la vida es el presente, la vida es el ahora”, pero me atrevo a decir que muy pocos hemos entendido lo que implica vivir el ahora y sobretodo, vivirlo de la mejor manera posible. Vivir el presente y hacer de cada día uno memorable y digno de recordar, requiere de nuestro esfuerzo mental y emocional… esto nos ahorrará muchos sinsabores y malos ratos.

Tener pensamientos positivos que luego se conviertan en acciones positivas comienza con las palabras predisposición… ¡Si! Definitivamente debemos empezar a predisponernos a que cosas buenas nos van a pasar. No me malienterpretes, no estoy diciendo que por arte de magia te pasarán cosas buenas solo porque así lo piensas. Mi propósito es guiarte a que no dejes que los pensamientos negativos te dominen y sean el motor de tus decisiones, sino que al contrario, tomes decisiones pensando siempre en que lo mejor vendrá, y que cosas buenas te pasarán. Antes de hacer cualquier cosa, trata de detenerte y pensar en las cosas maravillosas que te pueden pasar a raíz de lo que vas a hacer. El ser humano es más impulsivo que reflexivo y seamos sinceros, no siempre, casi nunca, nos detenemos a pensar antes de actuar, pero este es el primer paso para cambiar de una vida negativa, con muchos miedos y prejuicios, a una vida más relajada y más feliz, en la que podamos disfrutar del “ahora” conscientemente sin dejar que los miedos o los prejuicios nos dominen.


Ya sabes que todo sucede primero en el cerebro y luego en el resto del cuerpo. Por ende, debes empezar a cultivar pensamientos positivos en tu cabeza para que tu cuerpo esté relajado y feliz ante todo acontecimiento.

Creo que el mejor ejemplo para entender esto es saber cómo funciona el miedo. El miedo se origina primero en nuestra mente cuando sentimos que nuestro bienestar está amenazado. Comenzamos a pensar en todas las cosas negativas que nos pueden ocurrir y por ende el cuerpo empieza a somatizar toda esa negatividad, por lo que luego empezaremos a sudar, temblar, sentir escalofríos y hasta podemos desmayar. Pasa a la inversa si pensamos positivo; nuestros músculos se relajan, se dibuja una sonrisa en nuestro rostro y nuestros movimientos son más suaves, porque estamos mandando señales de que todo está bien desde nuestro cerebro al resto del cuerpo.


En resumen, programa tu mente para pensar en positivo y así verás que ante cualquier situación sabrás como actuar, qué callar, qué decir y cómo decirlo.

5 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page