top of page

Fantasía vs Realidad

Updated: Jan 12, 2020



"Algunas veces nos sumergimos tanto en el mundo que hemos creado en nuestra mente, que nos olvidamos de que vivimos en un mundo totalmente distinto, un mundo donde nuestra realidad es otra a la que hemos creado en ese escape con el que intentamos alejarnos de nuestra realidad."

Despertar de un sueño que hemos hecho parte de nosotros, es uno de los acontecimientos que más duelen y que más nos hacen despreciar lo que en verdad nos ha tocado vivir. Vivir en un mundo de fantasías, donde todo es perfecto, donde los sueños y los anhelos del corazón no tardan en realizarse, donde no hay dolor, no hay desamor, donde las enfermedades no existen, donde no pierdes a tus seres queridos, es algo verdaderamente difícil cuando te toca despertar.


La realidad es que para aprender, para vivir y llamar vida a ese regalo de Dios, debemos de pasar por innumerables acontecimientos, algunos buenos y otros no tanto. Desafortunadamente la vida no es un cuento de hadas donde todo va bien. Son las experiencias difíciles las que nos regalan crecimiento, las que nos ayudan a madurar, a entender la vida, a aceptar todo como llega y no como queremos que pase, a mejorar como personas y ayudar a otros a levantarse.


Imagina una vida donde todo es perfecto, donde todo es una fantasía. ¿Crees que viviendo sólo cosas buenas, sin dolor ni sufrimiento, sin errores de los cuales aprender, sin caídas que te hagan más fuerte y decidido, vas a crecer y a hacerte mejor cada día? Es imposible que, viviendo una vida perfecta, sin errores ni caídas, puedas aprender algo nuevo, puedas mejorar. Porque si todo es perfecto, ¿qué se debe mejorar? Dios no se equivoca. Todo acontecimiento que nos pasa tiene una razón de ser. Puede que no lo entiendas en el momento, pero ya Dios se irá encargando de hacerte ver su plan misericordioso en tu vida. No desesperes, no desmayes, si confías en el que todo lo puede, podrás esperar en fe y tranquilo.


Diariamente Dios, de una manera u otra, a través de mensajes que nos envía con personas cercanas o no tan cercanas, o con canciones, o con su Palabra, nos dice que no perdamos la fe, que aunque no lo estemos escuchando, o creamos que eso que anhela nuestro corazón es imposible, Dios nos dice en cada momento que él es el Dios de lo humanamente imposible. Ahí donde las manos humanas ya no pueden hacer nada, es cuando entran las manos benditas de Dios, esas manos que son capaces de lo inimaginable. Dios hoy te dice a ti que sientes que tu mundo se está cayendo en miles de pedazos, a ti que no encuentras la luz al final del túnel, a ti que has ido perdiendo la esperanza según pasa el tiempo, a ti que los acontecimientos del día a día te han hecho creer que si Dios no ha obrado cuando le has pedido, ya no lo va a hacer. A ti que ya no esperas nada, a ti que crees más en lo que pueden ver tus ojos que en lo que es invisible para el mundo. A ti qué lloras a diario porque tu corazón ya no aguanta más. A ti alma cansada Dios te dice: No desesperes, recuerda que tu tiempo y el mío son distintos. He escuchado tu oración y estoy trabajando en lo que anhela tu corazón para obrar en tu vida en el momento que entiendo es el más oportuno. Confía, cree y espera tranquilo. Dios es tu sostén y amigo en todo momento.

104 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page